Actualidad

Cs pide eliminar la obligación formal de presentar la declaración del IRPF por parte de los receptores de las prestaciones del IMV

by csaragon — 3 abril 2021 @ 10:19
Comparte

El portavoz en Hacienda, José Luis Saz, advierte de que, de no modificarse esta situación, podría darse el caso de que los beneficiarios pudieran perder sus derechos subjetivos materiales “por incumplir una obligación formal”

El grupo parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Aragón ha emplazado a eliminar la obligación formal que se refleja en la norma de tener que presentar la declaración del IRPF por parte de las personas receptoras de las prestaciones del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Así lo ha solicitado la formación liberal en una proposición no de ley, registrada para su tramitación ante el pleno del parlamento, por la que se insta al Gobierno autonómico a reclamar al Ejecutivo central que modifique el Real Decreto Ley 20/2020, en el sentido de suprimir el apartado f) del punto 1 del artículo 33, una modificación que deberá efectuarse con carácter retroactivo a la fecha de aprobación de tal norma.

El portavoz de Cs en Hacienda y Administración Pública, José Luis Saz, ha recordado que el Real Decreto ley 20/2020, de 29 de mayo, aprobó el Ingreso Mínimo Vital (IMV) como prestación dirigida a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de determinadas personas que se encuentren en situaciones de vulnerabilidad y, por tanto, que carezcan de recursos suficientes para atender sus necesidades básicas.

La norma exigía una serie de obligaciones a los beneficiarios “so pena de perder el derecho a la prestación”. Concretamente, en el artículo 33.1.f se recoge la obligación de presentar la declaración de IRPF por parte de los titulares de este derecho subjetivo, “lo cual constituía una obligación tributaria autónoma de las configuradas en la normativa de IRPF, pues generalmente el titular de IMV no llegaría al mínimo de ingresos para presentar la declaración de IRPF”, ha observado, agregando que esto “era lógico teniendo en cuenta que se había configurado dicha prestación como sujeta y no exenta de declarar en IRPF”.

No obstante, el Real Decreto Ley 39/2020, de 29 de diciembre, efectuó una modificación en el tratamiento fiscal de tales prestaciones, puesto que con carácter retroactivo todas las prestaciones por IMV pasaban a ser rentas exentas, es decir que ya no debía tributarse por ellas, ha señalado Saz. Sin embargo, el legislador se olvidó “lamentablemente” de eliminar la obligación formal, que sigue en vigor, relativa a presentar la declaración de IRPF por parte de los receptores de prestaciones de IMV.

“Si no cambia esta situación podría darse el caso de que los receptores de estas prestaciones pudieran perder sus derechos subjetivos materiales por incumplir una obligación formal, cuyo contenido es poco sustancioso, pero cuyas consecuencias podrían ser muy perjudiciales para las personas que hayan recibido el IMV”, ha alertado, observando que, además, las personas que reciben esta ayuda suelen carecer de una formación tributaria sólida “que les haga conocedores de esta obligación fiscal”.

El diputado ha señalado que un Estado excesivamente burocratizado conduce a situaciones en las que los ciudadanos “se ven desbordados por las ingentes obligaciones formales” y ha abogado por avanzar hacia una administración más simplificada. Asimismo, ha remarcado que el alivio fiscal abarca no solo la reducción de la factura fiscal de los contribuyentes, “sino también la reducción de los complejos trámites administrativos exigidos”. Para evitar un “grave perjuicio” a las personas que reciben las prestaciones del IMV “debe modificarse la obligación de tener que presentar declaración de IRPF por los solos ingresos de tal prestación, debiendo quedar regulada la obligación de presentar declaración de IRPF para los casos ya contemplados en la normativa tributaria propia del IRPF”, ha concluido Saz.

Volver a ACTUALIDAD